jueves, 16 de agosto de 2007

"La embestida"

Ella sintió en su pelvis la erección de él.
-Quiero follar contigo, ahora, aquí... -ordenó provocadora.

"Epicentro"
La levantó en el aire, ella se agarró al cuello y rodeó su cintura con las piernas, cruzándolas detrás de su espalda para no caerse; aflojó los brazos y se soltó hasta sentir el miembro totalmente en su interior. Él se giró, apoyó la espalda de ella contra la pared y la embistió con salvaje ímpetu, al tiempo que ella se retorcía de placer. Sus pechos quedaban a la altura del rostro de él que acercó a ellos su boca. Los lamió, los mordisqueó y los succionó, mientras ella aceleraba sus movimientos para provocar más placer, y con él su orgasmo, que sacudió ambos cuerpos en bruscas convulsiones.

No hay comentarios: