lunes, 10 de septiembre de 2007

"Tiempo"

"El poder y la palabra"

Abro puertas en mi carne quemando la piel contra las paredes impasibles de una ciudad cualquiera.
Mana la sangre y en ella se diluye parte de una tirana desolación que se resiste a abandonarme.
Duele, duele la ausencia de una piel que se ha quedado atrapada entre las grietas de una silenciosa pared.
Grita la carne, lanza alaridos de vergüenza al saberse desnuda y expuesta al mundo.
Acude presto el tiempo, se posa discreto y silencioso; despliega su manto y ahí se queda, lento, lejano; siempre infalible.
Tiempo, ah… el tiempo, hierático y mayestático. No existe fórmula ni genio que te pueda abatir.
Somos títeres que mueves a tu antojo, podremos engañarnos con tretas, ardides y mascaradas, mas tú no te arredras, ni ofendes, pues tienes bien clara tu misión.
Ay... quién fuese merecedor de tus favores.
Sé escenario de mis sueños, espejo que no se hace añicos cuando me asomo, cómplice que sobornar para recuperar un tesoro perdido.
No te vayas antes de que mi función toque a su fin.
Permite mi marcha acompañada de música escrita sobre la piel. Notas que al ser leídas emiten sonidos, palabras con fragancia a tierra, mar y sal.
No quiero entregarme a tus brazos sin antes calentar mis frías manos con el calor de su rostro.
Mi equipaje pesa, me va pesando.
Ayúdame, no a llevarlo, sino a que no me falten las fuerzas que ahora, aún, tengo.
Que no me abandonen, que no se apague el motor, camina a mi vera; a la par, juntos, tú y yo. Sigamos, pues.
Todavía no es momento de entregar la maleta, tengo muchas cosas que incluir, otras tantas que recuperar.
Toda mi fortuna eres tú, tiempo; mi desgracia, también.

Pink Floyd "Time" (vídeo musical).

No hay comentarios: