domingo, 19 de agosto de 2007

Nicolas de Stäel - [ El Cartoboscopio ]

Hay días en que la vida, para sorprendernos y recordarnos que hay momentos únicos que no se deben posponer porque el mañana no está garantizado, utiliza elementos tan cotidianos como el agua en forma de lluvia; acuoso y delicioso argumento.

Eso fue lo que me sucedió este jueves pasado. Llevaba tiempo barruntando entrar en "La Pedrera" para visitar la exposición de este pintor, mas nunca encontraba el momento, siempre lo retrasaba por algún motivo. Hete aquí que acompañada de un buen amigo y escapando del tremendo chaparrón que estaba cayendo, a escasos metros del edificio, propongo entrar. Qué mejor momento y qué mejor lugar para resguardarse de la lluvia.

Arriba, al final de las escaleras y a la izquierda, una enorme fotografía en blanco y negro del propio Stäel preside la entrada. Me impresiona su imagen, que atrae como un imán, es una sensación que no pasa desapercibida para quien mira más allá del simple papel. En su rostro adivino acertadamente que este hombre poseía una inagotable y arrolladora fuerza creativa.

Pasamos a la sala y comenzamos a pasear en silencio, porque así es como te deja la visón de sus obras. Destilan tanta fuerza y pasión que te sientes empujado hacia atrás en ti mismo. Su paleta se pasea sin miedo por el lienzo con una facilidad insultante, son trazos cortos, contundentes, duros. El espacio cobra vida y forma en cada composición, se puede oler la violencia creativa en su etapa de colores oscuros: rotundos, enérgicos, en busca del absoluto.

Sus estudios de desnudos al carboncillo son conmovedores. Dibuja el espacio que ha ocupado una mujer que nunca ha posado, la ausencia queda perfilada entre un paisaje de precisos trazos oscuros.

Maravillosa sorpresa la de este jueves, sí. Descubrir vidas y obras como la de Stäel hacen que te sientas menos sola, hubo otros que crearon para ayudarse a vivir, otros que expresaron en sus obras una pasión existencial que late después y más allá de la muerte; algunos lo intentamos...

"Toda la vida he tenido la necesidad de pensar en la pintura, de ver cuadros, de pintar para ayudarme a vivir, para liberarme de todas las impresiones, de todas las sensaciones, de todas las inquietudes para las que nunca he encontrado otra salida que la pintura.”
Nicolas de Stäel
(San Petesburgo,1914 – Antibes,1955)


Para leer sobre su vida, haz click aquí.
Para ver sus obras, haz click aquí.
Para ver más, haz click aquí o sobre cada una de las imágenes.


1 comentario:

Miguel Angel Ortiz Bonilla dijo...

Un lugar que da mucho.
Gracias.